Sunday, March 18, 2007

UN HOMENAJE A LA PALABRA GRACIAS

Estudié en un colegio de monjas donde la directora solía repetir en cada ocasión posible: “No olviden las dos palabras más importantes: Por favor y Gracias!” Debió decir tres pero creo que pensaba que así se nos quedaría grabado el mensaje. Sumado a eso las oía en mi familia todo el tiempo, y cuando se me olvidaban siempre había alguno que me recordaba: ¨que se diceee?¨ (sí, con tres e porque lo decían con un tonito y unos ojos saltones que es así como suena).

Con el tiempo las palabras se convirtieron en un hábito. Se las decía desde al cantinero hasta a la amiga que me prestaba un lápiz porque era experta en dejar la cartuchera. En mi vocabulario son las palabras más sonadas y como dicen por ahí que lo que está más cerca es lo que menos notamos, nunca había pensado mucho en ellas. Hoy, apurada para clases tratando de pasar una luz amarilla, me detuve a hacerlo.

No pude cruzar GRACIAS al frenazo del conductor de enfrente, GRACIAS a él perdí 5min más, GRACIAAAS le dije aunque ni pudiera orime (sí, con tres a). Pegada al volante me di cuenta de varias cosas y quise hacerle un homenaje a la palabra! Dejo de lado a la otra que me enseñaron de chiquita porque no tuve la suerte de esta mañana decir POR FAVOOR dale pata...

La palabra gracias me ha servido para conseguir muchas cosas en la vida y si va acompañada de una sonrisita pues mucho más.
La palabra gracias, dicha con un toque de sarcasmo, también me ha servido para comenzar discuciones o peleas por orgullo.
La palabra gracias me ayudado a decirle a muchas personas que las tomo en cuenta.

Me atrevo a decir que todo esto es conocido, pero algo más se me ocurrió esperando el verde de la luz. ¿Por qué todos buscamos un agradecimiento todo el tiempo? Tenemos la idea de que si alguien no agradece es porque es rudo y mal educado. En cambio si lo hace nos valora y todos debemos ser valorados porque eso nos hace sentir bien… Es cierto, todos necesitamos de alguien que nos haga sentir bien, que nos “valore¨. Entonces, ¿cuándo “damos” lo hacemos en realidad por nosotros mismos? ¿o sólo para recibir ese gracias que nos hace sentir tan valorados? Mmm... no sé! Yo creía que era al contrario…

Cabría preguntarse lo anterior, pero al final eso no es de lo que se trata esto. Esto se trata de homenajear a esa palabra que de tanto usarla ya no le damos el valor que en realidad tiene. Uso a Cerati para reconfortarla utilizando su propio nombre : GRACIAS TOTALES…

2 comments:

Corina said...

Es que es tan bueno tú blog que no sabía dódne colocar el comentario. GRACIAS por el cachivache este Us...

tiko said...

A veces el “dar” es más importante que el “gracias”, aunque la persona diga ese gracias, no hace falta, porque aquel dar llena más. Aunque en otras ocasiones ese dar es herido por el puñal del sentimiento encontrado

Como dijo otro argentino

"Dar es dar
Es encontrar en alguien
Lo que nunca encontras"