Saturday, April 21, 2007

Officially a Rent-head!

Tendría once, doce años... da igual. Estaba en esa etapa de la vida donde empiezas a conocerte. Mi papá, fanático de la ópera, me invitó al Teresa Carreño a ver La Bohéme. Dije que sí sólo por complacerlo. La verdad es que lo único que sabía de esta música era su capacidad de levantarme los domingos. Él la ponía siempre, mientras leía una revista echado en la corbusier. Era mejor que el café. Mejor que mi favorito, un con leche grande.

Rodolfo, Mimi, la tuberculosis y un final contrario a los que estaba acostumbrada a ver, los felices! Me gustó pero no supe por qué.

Han pasado nueve, diez años... da igual. Estoy ahora en esa etapa en donde empiezas a aceptarte. Unas amigas, fanáticas de RENT, me dijeron que la alquilase. Y lo hize. Era de esas películas que me había negado a ver quizás por la esperanza de verla en Broadway (opción que nunca descarto). La verdad es que lo único que conocía de ella era una canción. Como la ópera de áquellos años esta también me levantaba; pero el ánimo. Era mejor que el café. Mejor que mi favorito, un guayoyo... Con los años algunas cosas cambian!

Roger, Mimi, Mark, Angel, Maureen, Collins, el sida y un final como tendríamos que estar acostumbrados a ver, realista! Me gustó y ahora sí supe por qué. Ahí está la diferencia entre conocerse y aceptarse.

Desde hoy soy una Rent-Head. No haré colas en la calle para entradas pero disfruto de La Vie Boheme los 525600 minutos del año. Sólo me falta dejar de contarlos en tazas de café!

4 comments:

Amira said...

Uy Broadway... Uy Broadway... Someday...

Anonymous said...

coño a mi tambien me gusto full La Bohéme, la verdad pele bastante bolas pa entenderla en italiano pero mil razones hicieron que me gustara, si algún día nos conocemos más, te cuento por que..., ah casualmente en ese viaje maltripie, porque no encontre un buen guayoyo en ningun lado, solo vendian unas vainas que a todos les gustaba, menos a mi...

eusucre said...

Es dificilísimo encontrar un buen guayoyo cuando salgo a la calle... No sé, quizás sea por la costumbre de hacermelo yo misma!

Me contarás por qué el día en que dejes de llamarte ¨anónimo¨! Jeje

Anonymous said...

Ah no, la verdad yo soy menos dificil, para el café soy hasta regalado.. es más, me gusta un buen guayoyito, prefiero más cargado que suave, dulce (con azucar morena queda del carajo a veces). Esa es otra que no entiendo que clase de hombre pide un cafe con splenda, o descafeinado o cualquier otro nombre que no sea simplemente negro o marron...

ah y esto es porque me gusta, no es por costumbre, las costumbres las evito porque la verdad hasta el cafe se acaba...